¿Cómo te sentirías si alguien intentara empujarte fuera de una competición solo porque no cree en ti? Solo porque eres una mujer. Kahtrine Switzer, alemana nacida en Amberg, es una escritora, comentarista de televisión y atleta con nacionalidad estadounidense. Es conocida por ser la primera mujer en correr con un dorsal en una maratón, competición que se reservaba exclusivamente a los hombres.

En 1967, Switzer se inscribió en la maratón de Boston bajo el nombre de KV Switzer. De esa manera, consiguió el dorsal 261 y el día de la carrera se presentó con él para realizar el recorrido. Logró cruzar la meta después de 4 horas y 20 minutos. Switzer batió al cansancio, retó a su capacidad y se enfrentó a quienes no concebían la participación de mujeres en esta competición deportiva. Además, de manera literal, puesto que Jock Semple, codirector de la carrera, no dudó en intervenir en la misma para empujar fuera de ella a la atleta. “¡Sal de mi carrera y devuélveme el dorsal!”. La colaboración de otros corredores y de su pareja ayudaron a que Switzer no fuera expulsada de la cursa. Apartaron al codirector y escoltaron al dorsal 261 hasta que cruzara la línea.

El pensamiento social era el de que una mujer no era capaz de completar una maratón y que, por lo tanto, no podían participar, pero la atleta demostró que estaban equivocados. La conclusión general era que ninguna mujer “en su sano juicio” se presentaría a una carrera, por lo que, ni si quiera se apuntaba en las normas esta prohibición. “Tenía que terminar. Sabía que si abandonaba, la gente volvería a pensar que una mujer no podía correr una maratón. Que sería un paso atrás para el deporte femenino, en lugar de un paso adelante. Que Jock Semple y todos los que son como él habrían ganado. Porque al principio pensé que era sólo un hombre fuera de sí, pero era también un hombre de su época”, confesó la atleta.

Después de este suceso, Switzer ganó la maratón de Nueva York de 1974 y quedó segunda en la de Boston de 1975, donde logró su mejor marca con un tiempo de 2 horas, 51 minutos y 37 segundos.

(AP Photo/Elise Amendola)

De manera extraoficial, es decir, sin dorsal, Bobbi Gibb había sido la primera mujer en acabar la maratón de Boston un año antes que Switzer por delante de más de 290 de los 415 corredores inscritos.

Ambas mujeres son símbolo del deporte femenino por su valentía a enfrentarse a quienes las alejaban del asfalto y de las competiciones, de quienes creían que una mujer no es capaz de conseguir resultados como lo puede hacer un hombre.