Billie-Jean-King y Bobby Riggs1973. Bobby Riggs, campeón masculino número 1 del mundo en 1941, 1946 y 1947, gana a Margaret Court en un encuentro en California en el mes de mayo. Ésto hace que el tenista se crezca ante sus afirmaciones de que, a pesar de tener 55 años, podría ganar con facilidad a las mejores mujeres del panorama deportivo del momento. Tras el avivamiento de la polémica y después de una primera negativa, a finales de ese año aparece una tenista que iba a cambiar por completo la historia.

Billie Jean King, con 29 años, acepta finalmente el reto de Riggs, cuya intención era demostrar “la superioridad del hombre sobre la mujer”. El tenista, que entró en pista sobre un trono llevado por cuatro hombres, provocó un hito en la historia del tenis. El juego de King hizo que éste tuviera que desplazarse por la línea de fondo constantemente. Los errores del estadounidense lo condujeron a la derrota.

Esta disputa, que se conoce como La batalla de los sexos, pasaría a la historia por diferentes razones. La primera porque King venció a Riggs (6-4, 6-3, 6-3), la segunda porque al encuentro acudieron más de 300.000 espectadores -un récord para un partido de tenis- y la tercera por su audiencia televisiva millonaria, especialmente en Estados Unidos.

La primera “batalla de sexos” se produjo en 1935, cuando la chilena Anita Lizana, considerada la número uno del mundo, ganó 6-2, 6-1 y 6-2 a Hugo Chiessa en un partido jugado en Santiago de Chile. Aunque se han producido más, la repercusión y el contexto en el que se produjo el encuentro entre King y Riggs no es igualado por ninguna.

 

El pasado año, se rememoró este partido con el estreno de la película La batalla de los sexos, protagonizada por la ganadora de un Óscar Emma Stone. Serena Williams quiso homenajear a la ex jugadora con un post en Instagram en el que afirmó: “Sin Billie Jean King, no sé si alguna de nosotras estaríamos aquí hoy. No olviden la película sobre una de las deportistas más inspiradoras de la historia.”

Serena Williams y Billie Jean King